Fácil soporte de cargas de trabajo críticas en la nube

En la última década, grandes cantidades de programas y datos han migrado a la nube. Los proveedores de nube pública recibieron buena parte de la atención y las cargas de trabajo, pero la informática en la nube en sí misma es un movimiento arquitectural que representa nuevas formas de crear, implementar y gestionar aplicaciones. Por lo tanto, no importa si hace implementaciones en una nube pública o gestiona su propia arquitectura de nube híbrida, aún existe la necesidad de dar respaldo a las aplicaciones críticas para el negocio.

Obtener disponibilidad en la nube es más difícil de lo que parece

Mientras que muchas aplicaciones críticas empresariales se ejecutan en la nube, existen algunos problemas inherentes al enfoque general. Por ejemplo, las nubes actuales por lo general aprovechan la clusterización o las soluciones de migración de máquinas virtuales (MV) estándar. Sin embargo, esas funciones no protegen adecuadamente a las aplicaciones de la pérdida de transacciones y pueden ser más complejas de administrar. Estos enfoques de disponibilidad también tienden a centrarse solo en la MV de la aplicación específica y no en la totalidad de la cadena de servicio de aplicaciones, lo que puede requerir codificación y configuración adicionales.

Además, las nubes se diseñan en función del hardware y el software genéricos, y la mayor parte de la actividad de supervisión se reserva para el software de administración de la nube. Esto significa que, cuando hay un problema, hay un período de desfase importante entre la interrupción y el momento en que el software de administración descubre el problema y comienza el proceso de corrección.

Debido a que estos fallos son indeseables para las cargas de trabajo crítico, muchas personas están reprogramando o creando aplicaciones para superar estos obstáculos. Esto, a menudo, requiere esfuerzos de desarrollo especializados y, en algunos casos, estas aplicaciones deben programarse para implementaciones de nube específicas. En estos casos, los costes de implementación superan fácilmente el ahorro de costes.

Hay una mejor manera de solucionar este problema en la nube

El enfoque de Stratus es diferente. Nuestros servidores proporcionan los más altos niveles de disponibilidad sin software ni configuraciones especiales. Esto se debe a que nuestros sistemas ftServer son redundantes en la capa de hardware y, aun así, son compatibles con los principales hipervisores de nube híbrida, como VMware y KVM. Además, entre las herramientas de administración de nube híbrida, un ftServer actúa como si fuera cualquier otra plataforma de servidor básica.

Francamente, se trata de un sencillo método “Plug and Play” para agregar un nivel de capacidad crítica para los negocios a la nube híbrida sin esfuerzos adicionales.

Ventajas principales

Hipervisores preparados para la nube

  • Apoyo Red Hat Enterprise Linux y KVM.
  • Apoyo VSphere y ESX.

Transparencia para aplicaciones

  • Permite que las aplicaciones se conviertan en tolerantes a errores sin realizar cambios.
  • Tolerancia a errores al implementar el administrador de nube híbrida.

Fácil de administrar

  • Se muestra como si fuera cualquier otro servidor basado en procesadores Intel.
  • Se puede administrar con otras herramientas de administración de nube híbrida.

Haga clic aquí para obtener información sobre sus características y funciones.