Servidor tolerante a fallas

Aspectos básicos

La mejor forma de describir las soluciones tolerantes a fallas es decir que ofrecen disponibilidad continua, ya que están diseñadas para prevenir el tiempo de inactividad antes de que ocurra.

La virtualización tiene sus desafíos

A la hora de virtualizar aplicaciones críticas, es importante entender que necesita proteger sus servidores y activos relacionados, ya que, al trasladar todo a una sola plataforma virtualizada, si esta falla, falla todo. Existen diversas estrategias para evitar esto, pero es importante asegurarse de no cambiar la complejidad que implica un solo servidor por aplicación por un mecanismo de recuperación de fallas complejo en un entorno virtualizado.

Solución de software tolerante a fallas

Las plataformas tolerantes a fallas son una forma clave de evitar esta complejidad, dado que otorgan simplicidad y fiabilidad en implementaciones virtualizadas, eliminan el tiempo de inactividad no planificado y evitan la pérdida de datos. Son un elemento fundamental en muchos entornos de automatización y son esenciales para los análisis de la Internet industrial de las cosas (IIdC).

Las soluciones de software y hardware tolerantes a fallas proporcionan al menos “cinco nueves” de disponibilidad —99,999+%— para brindarle un tiempo de inactividad no planificado mínimo, de entre 2,5 y 5,15 minutos por año. Si bien todas las soluciones tolerantes a fallas, ya sean de software o de hardware, proporcionan niveles de disponibilidad extremadamente altos, cada grupo tiene sus ventajas relativas: los servidores tolerantes a fallas ofrecen alta disponibilidad con un mínimo de sobrecarga del sistema para ofrecer un nivel superior de rendimiento, mientras que el software tolerante a fallas puede ejecutarse en servidores estándar de la industria que tal vez su organización ya tenga implementados.

Recuperar no es prevenir

Es importante notar que recuperación de desastres no es lo mismo que tolerancia a fallas. La recuperación de desastres proporciona redundancia geográfica en caso de fallas catastróficas, pero no evita cierto tiempo de inactividad o pérdida de datos. De hecho, la tolerancia a fallas y la recuperación de desastres son complementarias y, con frecuencia, se implementan juntas.

El enfoque de Stratus

Stratus ha estado perfeccionando las soluciones de tolerancia a fallas y de alta disponibilidad durante más de 30 años. Primero abordamos el desafío de brindar el más alto nivel de disponibilidad de cómputo con hardware de diseño propio. Para el mundo actual de la computación distribuida, nuestra oferta evolucionó para convertirse en un paquete de soluciones que incluyen hardware y software con diversos niveles de disponibilidad, desde tolerancia a fallas hasta alta disponibilidad. Estas soluciones no requieren que cambie sus aplicaciones existentes y son fáciles y rápidas de implementar —lo que las hace perfectas para la computación periférica— sin necesitar prácticamente ayuda del equipo de TI. Además, disponemos de más de una solución adecuada para sus necesidades.