El verdadero costo del tiempo de inactividad de los sistemas

¿Qué implica el tiempo de inactividad?

¿Implementó aplicaciones consideradas críticas para las operaciones de su empresa? ¿Qué sucede si esas aplicaciones dejan de funcionar? ¿Cuál es el impacto en su empresa? En todo el espectro del sector industrial, todas las empresas coinciden en que el costo del tiempo de inactividad no planificado es realmente considerable. Pero ¿cómo se mide ese costo? Eso depende de cuál sea su negocio.

Cuantificación de las pérdidas

El costo del tiempo de inactividad puede representarse mediante la pérdida de producción, datos, credibilidad e incluso vidas. Pero la forma más común de representar el costo del tiempo de inactividad es en dinero. ¿Cuánto dinero pierde su empresa por cada minuto, hora, día o más tiempo en que los sistemas no funcionan? ¿No lo sabe con certeza? Según Aberdeen Group, el costo del tiempo de inactividad aumentó hasta un promedio de $260.000 por hora entre 2014 y 2016.

Aunque resulte sorprendente, muchas empresas no llevan un control del tiempo de inactividad con sistemas de medición que les permitan cuantificarlo. Esto significa que muchas empresas no saben cuánto les cuesta una interrupción hasta que ocurre —y, en ese momento, ya es demasiado tarde como para prevenir ese incidente—.

La prevención es clave

La prevención del tiempo de inactividad es una gran motivación cuando se lo cuantifica. Cuando las empresas saben cuánto están perdiendo, saben también qué tipo de medidas preventivas tienen que tomar. Cuando las empresas descubren que pierden grandes cantidades de dinero por, incluso, un minuto de tiempo de inactividad no planificado, comienzan la búsqueda de soluciones tolerantes a fallas.

El enfoque de Stratus

Con estas consideraciones en mente, Stratus desarrolló una calculadora de tiempo de inactividad en línea. Esta herramienta ayuda a los profesionales como usted a cuantificar el impacto financiero total que el tiempo de inactividad tiene sobre su organización. Consúltela; lo ayudará a determinar fácilmente cuán rápida y asequible puede ser la prevención del tiempo de inactividad.